20:47 La hora que escogen las muñecas para esconderse y llorar


Cuando yo era pequeña, deseaba la soledad. La buscaba.
Se me hacía fácil encontrarla.
Ahora tengo mucha, y no la quiero, no la quiero.
Hasta los cinco años jugué solita con mis barbies, hasta que llegó Lú. Lú la de los colores, las rabietas graciosas y las sonrisas. Lú, que es mi vida.
¿Haz oído esas canciones que te aprietan el corazón de a poquitito hasta que lo detienen por un segundo interminable?
Son como los abrazos, o los besos de alguien enamorado.
Como los intentos de alguien que te quiere con todo el corazón. Esos intentos tiernos por subirte el ánimo.
Desde ayer no paro de pensar en todo lo que papá me dijo. ¿Lo estaré haciendo bien? ¿O me estaré conformando?
No sé, y eso me ahoga. Me frustra.
Me mantiene lejos del mundo, todo el día. Todo el día.
Quisiera conversar con mi profesora. Esa profesora que sabe, la que aconseja bien. Pero no puedo. No quiero.
Quiero pero no quiero.
Yo estoy pero en realidad no.
El Lunes fue un día malo.
De esos que manchan la hojita del diario de vida con cosas que, ojalá, pudiese olvidar.
Miro a mi alrededor y hay tantas cosas... Cosas realmente malas, graves o imperdonables.
Yo me siento ridícula.
Me siento ridícula al estar no-bien por cosas tan... Tan indefinibles. No sé. No sé cuál es la palabra.
No sé cómo decirle a papá que lo hecho de menos, que me hace falta.
No sé cómo llegar, como cuando pequeña, rapidito a su corazón.
Quiero expresarle que sigo siendo la misma. Podría probarlo.
No sé cómo podría hacerle entender que la casa, sin él, no es mejor.

8 han escrito lo que sienten:

Paprika Jonhson dijo...

complicada bondad.... aquel libro que me comprimió el corazón unos segundos y luego me agoto la respiración en una canción de esas que se escurren con el invierno"


me gusta!

àngela dijo...

Era muy fácil ser una enana.

eme ce dijo...

De pequeña también estaba sola. Me fue preparando para ratos del ahora.
Te entiendo, a veces es difícil decir algo que parece tan sencillo.

Sonia. dijo...

exactamente como lo acabas de hacer, es la forma de decirselo, a tu manera, mas claro ni el agua.
los papas tienen un oido que saben... SABEN! creelo.

un abrazo nena linda, que tengas un bonito finde.

Camila Isabel dijo...

Y ayer te iba a comentar y no sé porque no lo hice. Me dió pena, que quieres que te diga, me dió mucha pena.
A veces uno debe saltar sus miedo y gritar todo lo que siente, nunca se sabe cuando es demasiado tarde, no te guardes nada, y si no lo puedes decir, escribe, y muestra lo que escribes.

Javiera-Isidora!* dijo...

La misma, la que describiste perfectamente en aquellas palabras.
La panchis fue mi compañera 2 años y nos hicimos amigas, y luego en día normal en el que estaba escuchando Sigur Rós; saliste en la conversación por parte de la Franci, quien aseguraba que tenia una amiga a la cual le encantaba aquel grupo.. no puedo negar que viniste de inmediato a mi mente... (eres la única persona que conozco que le gusta tanto sigur rós)y al fin sacando conclusiones y al darme la dirección de tu blog supe obviamente que eras la misma persona.
Que pequeño es este mundo, asemejado a un pequeño pétalo.

Liqueur et Vice dijo...

...

pepe dijo...

es que tu sabes como, pero a lo mejor no sabes que sabes.
a lo mejor no debes o tienes que saberlo.
tienes que sentirlo

mi ~

 

Blog Template by YummyLolly.com
Sponsored by Free Web Space