Cuando regresó al final del principio...



Habían pasado siete años desde la tragedia. No me atrevía a volver allí. Sabía, que la culpa, los recuerdos, la impotencia y la desesperanza se abalanzarían sobre mi sin piedad alguna. Lo hice. Lo merecía...

Me bajé del avión a eso de las tres veinte de la tarde, y comenzó todo.
Parecía como si nadie en el aeropuerto hablara, como si le hubiesen dejado en silencio, ni las azafatas delgadas y elegantes, ni los pilotos del vuelo 042, ni la cajera de la cafetería que me acogió primero, nadie.
Salí de ahí a penas me fue posible, sólo con una maleta antigua y mi bolso de cuero café... Un taxista al fin me miró con rostro inexpresivo ofreciendo llevarme a cualquier destino. Un papel con la dirección y un par de billetes le entregué. Debió parecerle bien, pues no hizo mayor problema y me condujo hasta aquella casa, que por más de veinte años fue mi hogar, y me habló cuando nos quedabamos solas... Casa de dos pisos, jardín pequeño, una escalera de doce peldaños y en ese entonces, llena de vida...
¿¡Qué hiciste!? me regañaba la voz en off de la película de mi vida... poniéndome los pelos de punta... Tanto tiempo te fuiste... ¿Era necesario?
Trataba de consolarme repitiendo la frase que algún día mi padre me decía 'yo solo te guío, pero tú tienes que aprender a vivir, hacerte cargo de tu propia vida... Jamás podré vivirla por ti...'
Sin darme cuenta, sumergida entre esos amargos delirios, apareció lo que algún día fue mi hogar dulce hogar por esa ventana de taxi...

-¿Es aquí? -trató de confirmar el hombre de pelo canoso y mirada sincera... A lo que respondí con un portazo sin ni siquiera darme cuenta...

Ahí estaba... Toda una vida de sacrificios, triunfos y fracasos... Todo resumido en cuatro paredes, llenas de recuerdos... Un mar de recuerdos que estaba a punto de ahogarme sin querer...
Abrí la puerta... Desde afuera cinco niños me miraban asustados, temiendo por mi, por que estaba a puertas de entrar a 'la casa abandonada'... Yo solo traté de sonreir, pero mis mejillas estaban adormecidas...
Pasé.
La mesa rectangular estaba tal cual, tal y como me despedí de ella la última vez.
El ficus de la esquina, sin vida estaba. En medio de telarañas, polvo, y miles de cosas, cual de todas más extrañas...
Traté de no observar tan detalladamente...
El mueble aún tenía esos cuadros, con fotos bien cuidadas, recuerdos que al tomarlos entre mis manos, temblaban sin que pudiera evitarlo...
Continué... La cocina y sus paredes rosadas me saludaban como siempre, como si esos años no hubiesen pasado, como si sintieran mi aroma... Como si reconocieran al fin, a un integrante de la familia...
Los libros, la mesita del descanso, sorprendentemente, estaba todo. Lo peor, era que estaba tal y como lo había visto la última vez...
Me detuve frente a la escalera. No quería, y mis piernas temblaban. Sabía que recién vendría lo peor...
subí lentamente... De pronto me encontré con el cuadro que pasaba más tiempo en el suelo, ese que mamá trataba de reubicar una y otra vez...
Mi pieza. Nuestra pieza. La que por muchos años, muchos... Nos escuchaba reír a carcajadas a mi hermana y a mi...
Qué irónica es la vida... Y nosotras que siempre intentamos separarnos, para obtener cada una 'su pieza sola'... no hubiese sido lo mismo ahora... Y no pude más...
Aún los ecos de nuestras voces infantiles rodeaban cada pared... Hacían vibrar hasta el más mínimo recoveco de lo que algún día fue el único lugar donde quería estar. el mejor, el más cálido y vivo...
Dejé un par de cosas en el último peldaño de la escalera, inspiré lo que más pude -algo masoquista- y recordé, tal y como había pensado, con ese dolor que te desgarra el alma, sin poder moverme un centímetro, me recosté en mi cama... Y lo único que recuerdo era el escucharme llorar y llorar...

6 han escrito lo que sienten:

pepe dijo...

Agradezco los ecos de la voces infantiles por permanecer ahí.. no me hubiese gustado encontrar ecos de voces vacias.. y sin la dulzura que provocan los recuerdos como esos.. recuerdos de niños ^^

{ muchomuy lindo el dibujo, de verdad :') }

Belén dijo...

Si es que volver al principio es duro, pero a veces es lo que tienes que hacer...

Besicos

JUAN, manuel* dijo...

Que linda escritura, es como triste volver al pasado, pero encuentro bonito, eso de los sonidos los recuerdos, las fotos y todo eso *-*
No soi mui poetico para escribir z: , pero intento expresarte :L
Gracias♥

JUAN, manuel* dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
JUAN, manuel* dijo...

Ahahah & el dibujo ♥

te balancearé sobre el columpio (8)

crubbylovzz dijo...

volver a esos recuerdos infantiles... no siempre es grato...
pero algo deben de tener de bueno para que querramos revivirlos la mayor parte de nuestras vidas

 

Blog Template by YummyLolly.com
Sponsored by Free Web Space