No pestañees

No tuve clases esa mañana, y fui de paso a la casa de mis abuelos. Sabía que Kira iba a dar sus famosos cursos de pintura a eso de las diez y media y mi tata solo estaría.

Iba a entrar a la habitación donde el abuelo escribía, donde desde pequeña me enseñó lo fácil que es reír o llorar con una melodía en ese antiguo piano de cola. Iba a saludarle casi gritando de alegría con mi típico y animado ¿Cómo estás Kinley...? pero en vez de eso, me limité a quedarme como estatua bajo el marco de la puerta blanca, observándole.
Miraba por el gran ventanal que daba al patio trasero. Orgulloso del hogar que le había construido a su querida -aunque muchas veces indiscreta a su conveniencia- Kira.
Desde que se vinieron de Alemania, no se separaron jamás y yo desde siempre, desde que tengo conciencia, he sabido que ellos son almas gemelas. Por como él la mira, admirando sus arrugas como los surcos de una belleza suprema, o como ella se estremece cuando él le acaricia la espalda sin más afán que sentirle cerca.

-¿Puedo pasar? -pregunté luego de tocar innecesariamente la puerta que estaba abierta, sólo para que escuchara mi presencia, por que mi voz no era audible.
-Pasa Rocío -expresó sonriendo- mi pequeña Rocío.
-¿Estabas muy ocupado Kinley? -susurré.
-Sólo recordando... Ya sabes... Lo del nuevo libro y todo ese mundo que a Kira tanto le es familiar.
-Recordando... -repetí intentando ubicar con mi vista lo que a él lo cautivaba tanto desde allá afuera, a través del gran ventanal.
-Son más de ochenta y siete años querida...
-No sé como puedes tener tan buena memoria... -critiqué.
-Cuando miro a mi esposa... -siempre le ha gustado referirse así de mi abuela- cuando observo el paso de los años en su piel... Es como si hubiéremos escrito en nosotros todo el amor, las discusiones, la paciencia, las madrugadas sin dormir...
Yo no fui capaz de hablar.
-Sus ojos azules, me recuerdan esos viajes que hacíamos, en la juventud, ya sabes... Sin permiso, arriesgando todo por nuestro amor -repetía esa frase con énfasis- en ellos veía mi felicidad... Cuando nos mirábamos fijamente...
-¡Ay! el oírte hablar así me da tanta envidia... -le interrumpí por que sentía que leía un diario de vida, y nunca me ha gustado eso...
-Tranquila -rió- Aún te queda toda una vida... Y sin darte cuenta, mirarás a esa persona que te recuerde lo bien que haz sabido vivir...

Sólo un pensamiento se me cruzó antes de besarle en la mejilla e irme: abraza a Guido, ahora.

9 han escrito lo que sienten:

pintando jirafas dijo...

me gusta cuando se usa la palbra surcos para referirce a las arrugas, suena poetico y con sentimiento ... unes las letras de una manera que haces creer que uno estubiera mirando la historia, se crearon escenas en mi cabeza mientras leia.

Muy bueno.

pepe dijo...

porla forma en que hablaba el.. me hace pensar en la infinidad de mundos, historias, amores, desamores que hay cuando se sale a la calle y las personas no terminan de aparecer por enfrente de uno.. quizas cuantas bellas historias tiene aquella pareja de ancianos que uno ve pasar por la calle, sería aburrido verlos pasar y nada mas, se me hace mas divertido verlos.. y rejuvenecerlos 40 años a el y 37 años a ella, quizas que locuras hacian los sabados a las 9 y treinta de la noche
aaahhh, :)

{el frío me recuerda tanto a ti}

rOo RAMONE dijo...

Soy como esa rocío,
soy rocío... justo como Ella
:)
Me encantaaa *_*!
Un beso enorme!

Belén dijo...

A veces las historias de los demás nos recuerdan lo que somos nosotros...

Besicos

pepe dijo...

perdon pero..no creo que pueda aguantar la resistencia por tanto tiempo..el veinte es uno de mis nomeros favoritos, junto con el veintiuno.. hasta ahora creo que.. voi bien (??) pero de verdad que veo muy dificil resistirme la aguantancia, en serio : )

petite dijo...

Que bonito como habla de su amor, me gustaria llegar a esa edad y poder hablar de alguien así....

Pablo dijo...

Me encantó... sin palabras.

Anónimo dijo...

cual sera la receta para llegar a un futuro y , mirar hacia el pasado junto a quien amas y no arrepentirse de nada .
son afortunados aquellos q sabes buscar y encuentran bien.

rocio debe ser una gran observadora ...rocio sabra como buscar..

alexaa

Arlequín De Porcelana dijo...

¡Qué facilidad tienes para contagiar con una situación!...

Nuestra vida es la suma de todos nuestros ahoras =). No escatimes en abrazos. ¡Gracias por escribir!

 

Blog Template by YummyLolly.com
Sponsored by Free Web Space