Polar

Guido dirigía el auto hacia ninguna parte; Rocío estaba consiente de ello. Tenían que salir pronto de la casa de Kira, la abuela de ella, tenían que salir de allí.

-Detén el auto Guido, por favor -jadeó mientras se desabrochaba el primer botón de su blusa a cuadritos.
-¿Te pasa algo? -inquirió asustado y frenó rápidamente.
-No puedo... No soporto -trataba de explicar mientras las lágrimas no tardaban en caer por sus mejillas.

Él se bajó, y se apresuró al lado del copiloto para abrirle la puerta; Le tomó de la mano y la sacó.
Observó como ella se perdía en el horizonte, contemplando el tímido sol, yéndose.



-No soporto que Kira te trate así -comenzó tratando de disimular su tristeza- no tolero que te converse de mi pasado con el único propósito de herirte... -sollozaba sin parar mientras murmuraba sin mirarle.
-Shht, no hace falta -le hacía callar y la abrazaba con fuerza- no me importa lo que haya pasado contigo antes, no. Eres tú Rocío, la de hoy tres de Marzo a quien amo, de quien me enamoré... La chica rara que me conversó en el parque sin motivo alguno ¿te acuerdas? Lo que ella diga, no es nada para mi comparado con lo que eres tú.
Ella se zafó de sus brazos y comenzó a patear algunas piedras que habían cerca.
-¡Soy una estúpida, lo soy! -alegaba llena de rabia y culpabilidad en sus ojos.
-¡Cálmate, cálmate! -le decía mientras desconcertado por su cambio de actitud tomaba nuevamente sus manos- Últimamente haz estado tan... Exaltada -dudó un segundo al buscar la palabra correcta.
-Si sigo así ¿me dejarás de querer? -le miró irónica.
-estúpida.
-idiota.
-Jamás te dejaría de querer -terminó, la empujó hacia él y la calló con un primer beso.

8 han escrito lo que sienten:

pepe dijo...

a veces hay cosas que simplemente lo dejan sin palabras a uno, o mas allá que sin palabras.. como que todos los sentidos se conectan, y forman uno sólo, ese sentido que te lleva más allá de un abrazo o de un beso.. algo que te hace sentir algo aun más magico.. algo que cuando se vive, nunca se olvida:*

JUAN, manuel ☮ dijo...

El amore, el amore (8)
Que lindo texto, una continuacion casi perfecta, si no fuera por Kira, la abuelita :O

JUAN, manuel ☮ dijo...

Ah pero si no fuera por ella, no seria una historia tan romantica ^^
yo & mis bobadas :B

Espérame en Siberia dijo...

Ya muero por leer lo que sigue de esta historia con Guido y Rocío.

Muchos beso, muñequita.

Pablo dijo...

Que lindos son esos besos que nos hacen callar con gusto a frutilla.

calcetindelaz dijo...

Que linda continuación, me encanta Rocio; tiene la capacidad de liberar pensamientos al aire y ser completamente libre de hablarle a cualquier persona que llame su inocente atencion, hasta de llenar sus ojos y alma de furia por causa de un pasado desconocido.
Esperare con ansias la proxima parte.

Belén dijo...

Dejará de quererlo, siempre se piensa en eso cuando se empieza y en cuanto menos lo esperas...zas!

Besicos

remolino multicolor dijo...

Me dieron un premio y como me gusta mucho tu blog,te lo doy también.
Te mando todas las buenas energías y mis felicitaciones por tener un blog tal especial!
Un abrazo...

 

Blog Template by YummyLolly.com
Sponsored by Free Web Space