Pesadilla consciente

Estábamos todos en una habitación vacía. Solamente el piso de madera destacaba, y una mesa, que nos acogía a todos al rededor. Mi abuela y su vestido marrón, mi hermana y sus ojos grandes...
Mi corazón se agita. Se agita y quiere salirse de mi pecho. Sé que algo malo vendrá, pienso.
Mi abuela se come a cucharadas la miel, y me dice de pronto, algo que jamás hubiese querido oír. Lloro. Espero la llegada de mi papá, el culpable, la víctima. Todo.
La frazada me aplasta, me gusta, me escondo.
Llega. No sé qué decirle. Me largo a llorar. 'Jamás lo pensé de ti papá, ¿es verdad?' -grito con todas mis fuerzas- él no respondió nada.
Mi frente se llena de gotitas de transpiración, algo feo, muy feo vendrá, continúo.
Voy hacia la cocina, donde me espera mamá -'¡Como aguantas tanto!'- juzgo. No responde. Me abraza y la abrazo.
Que se acabe, que se acabe.
Mi papá aguanta mis golpes, los aguanta por que se los merece, dice. Todos están horrorizados. Nos miran, se cubren el rostro.
Típicos seres humanos, que evaden lo malo que les pasa, queriendo escapar. Como yo ahora, quiero salir de aquí.
Todos me dejan sola. Abandonan la habitación. Me abandonan. Excepto por ese niño de pelo negro, ojos grises, alto. Me mira, me mira, me mira en ese rincón en donde estoy callada, sollozando, con mis manos en los bolsillos de mi chaqueta negra. Me abraza. Me conforta.
Despierto. Despierto y aún con los ojos cerrados me largo a llorar. No puedo abrir los ojos, las lágrimas no me dejan.

-¿Estás bien bonita? -me pregunta cariñosamente, aunque preocupado, mientras me acaricia la espalda.
-No, no... -insisto negando todo lo que había pasado.
-Tranquila, tranquila, es un sueño -me avisa secándome las mejillas.
-Ay no... -me quejaba entre sollozos, lo recuerdo.
-¿Quieres algo?
-Sí, sí -susurré- Quiero volverme pequeña, tan tan pequeña como para poder entrar en el bolsillo de tu camisa, y sentir los latidos de tu corazón.
Me abrazó.

Sólo una pesadilla, dije al abrir los ojos, calmándome.

11 han escrito lo que sienten:

pepe dijo...

me ha pasado eso mismo, pero creo que son mas las veces en que despierto y continuo mal todo el día(creo) es terrible. pero si me pasara ahora, no sería algo que un diccionario con un 'fran' incluido no cure.

y sabe que mas? ese dibujo es como la portada de algun librito, de esos que estan en la parte infantil de la biblioteca.
(L

Marie Augustine. dijo...

La frazada me aplasta, me gusta, me escondo. [...] algo feo, muy feo vendra.

Predecir eso, miedo... tanto miedo.

Vine a rayar toda la ahabitacion.

galicia maravillas dijo...

este abrazo y el de tu entrada anterior son especiales, llenos de ternura y paz :) un beso!

àngela dijo...

Una malvada pesadilla.

Me encanta el dibujo de la cabezera, eres una artista

Belén dijo...

Lo bueno de las pesadillas es que abres los ojos y ya está... pero la vida real, eso ya es otro tema...

Besicos

Yusuke Hatanaka dijo...

"Un paciente soñó, entre otras muchas cosas, que penetraba en un café y pedía un kontuszowka. Al relatarme su sueño me preguntó qué podía ser aquello, respondiéndole yo que kontuszowka era el nombre de un aguardiente polaco y que era imposible lo hubiese inventado en su sueño, pues yo lo conocía por haberlo leído en los carteles en que profusamente era anunciado. El paciente no quiso, en un principio, dar crédito a mi explicación, pero algunos días más tarde, después de haber comprobado realmente en un café la existencia del licor de su sueño, vio el nombre soñado en un anuncio fijado en una calle por la que hacía varios meses había tenido que pasar por lo menos dos veces al día."

Me estoy leyendo (ya por fin) Interpretación de los sueños.

Un saludo ^^

Spiegel dijo...

ohhhhhhh
la portada de tu blog es taaaan tannn
¿la has pintado tú?
me recuerda al principito.

Bueno principita (y sí, tengo que decir principita y no princesita porque si no, no es lo mismo)

Un besito^^

rOo RAMONE dijo...

Sólo un sobresalto.

:D

JUAN, manuel ☮ dijo...

soñe que era un pintor, y te dibujaba de muchos colores, franelini!

::karlaramelo:: dijo...

=)
es la primera vez que vengo, y volveré más veces

mUy bOnito

Indigente Iletrado dijo...

Pff.

Soy viajante frecuente de esos sueños que te provocan desgañitarse en sobresaltos sordos durante la madrugada. Aunque no tengo tanta suerte porque nunca ningún chaval ha intentado confortarme.

No podría, supongo.

 

Blog Template by YummyLolly.com
Sponsored by Free Web Space