Siete días después de que pasó

Antonieta fue quien me avisó dónde y cómo Martín había fallecido.
Antonieta me dijo que él andaba conmigo y que en un sueño le pidió que no me dejara sola nunca nunca.
Cuando llegué a su casa, en ese lugar que siempre me ha gustado, la miré y me tiré al suelo, del puro cansancio... De la pura pena.
-Michelle.
-Disculpa por no haber venido antes... Es que yo...
No terminé de decir nada. Ella me abrazó como quien abraza a un niño huérfano.
Sentí que me tenía lástima, pero no pude mirarla para decirle que no. No pude.
Yo sentía lástima de mi, pena, tristeza, abandono, desesperanza.
-Martín está contigo -me susurró.
-No juegues Antonie, estoy mal -le recriminé.
-En serio...
-En dos días no he podido respirar.
-Antes de salir, me dijo que no me quería -comentó Antonieta.
Recordé su mirada cuando mentía diciendo que no me quería. Suspiré.
-Pero dijo que te amaba -sonrió.
Antonieta estaba destruyendo lo poco de alma que me quedaba en pie. Pero no podía detener esas palabras que eran como haberlo visto por última vez.
Haberlo tocado, haber sentido su mano en mi cuello, como solía hacer.
Como haberlo tenido respirándome.
-¿Michelle?
-¿Si? -desperté de pronto...
-En su escritorio encontré algo... Algo que él hizo para ti...

6 han escrito lo que sienten:

Sonia. dijo...

aaahh!!!.. que es???.. continua porfaaaaaaaa!!!!

Lorena G.B dijo...

Quizá sea un cuento. Una historia. Su historia.

Hollie A. Deschanel dijo...

A lo mejor es la historia de lo que sentía por ella :)

àngela dijo...

Y aunque le doliera en el alma cualquier cosa que le habría echo le gustaría

Zoreta Domino dijo...

¿Que es?
¿Que es?

:D

pepe dijo...

yo te ragalé unas ramitas
y unas cabritas :)

 

Blog Template by YummyLolly.com
Sponsored by Free Web Space