Hace dos horas

Cuando entré a la habitación estaba Michelle sentada en un sillón que se amoldaba a ella perfectamente. Sus ojos estaban húmedos y su sonrisa era extrañamente anestesiada por algo que contenía un vaso que reposaba en la mesita donde ella apoyaba sus pies. Sorbos cada vez más largos. Más ahogados en su introversión desesperada.
Detenidamente la observé y noté que el rimel se le había corrido por culpa de un par de lágrimas.
-¿Quieres algo?
Hizo una mueca desinteresada y encogió los hombros. No me miró y susurró:
-Lo hecho de menos..

6 han escrito lo que sienten:

Belén dijo...

Es normal echar de menos algo que nos hace bien...

Besicos

galicia maravillas dijo...

Yo también:) un biquiño:))

javié dijo...

que lindo como describiste una forma de extrañar. me gustó.

Djuna dijo...

esas ultimas palabras son cuchillos lanzados al viento!

Espérame en Siberia dijo...

Dale un abrazo profundo, desde el alma, para que no le eche tanto de menos.

Muá.

pepe dijo...

tu me dices que eso hace bien. pero no por mucho tiempo, osino esperate un día que ni me esperes y te digan que bajes que estoy ahí.

ohohó :)

 

Blog Template by YummyLolly.com
Sponsored by Free Web Space